Funcionamiento innovador

Estructuras flotantes sumergible de 0 a 5 metros regulables a cualquier cota de profundidad; construidas en acero naval, aluminio naval o polietileno de alta densidad (PEAD); adaptables a distintos sistemas de cultivo: cuerdas, jaulas, etc; a diferentes especies: moluscos (mejillón, ostra, almeja, vieira, oreja de mar...), pulpo, peces, algas y toda clase de especies marinas; y a diversas medidas: 20x27 metros, 13x13 metros, etc; en bloque o en varios módulos articulados.

EL FONDEO Y HUNDIMIENTO Las plataformas están diseñadas para inmersión y subida a superficie. Con funcionamiento manual o automático, desde tierra o mar (por control remoto desde una aplicación en el móvil o tablet), permiten nivelar tanto la eslora como el cabeceo y nivelación . Evita la pérdida de cultivo por la baja salinidad en época de lluvias y disminuye los desprendimientos por oleaje (30% del cultivo en bateas tradicionales): aumenta la producción.

VIGILANCIA Y CONTROL Es posible la utilización de sistemas de vigilancia las 24 horas en toda la costa y control remoto que permiten tener localizada y controlada la posición de la batea: previene accidentes y robos.

SEGURIDAD EN EL TRABAJO Uno de los objetivos es conseguir la más alta seguridad en las tareas de trabajo en concordancia con la normativa de la UE: calles de paso antideslizantes y amplias con barandillas anti-caídas por oleaje con posibilidad de anclaje de arnés: permite un laboreo más seguro.

NO ALTERA EL ECOSISTEMA En hundimiento permite la navegación de barcos de mediano calado y elimina el impacto visual de la superficie, donde sólo quedan los mástiles de señalización para su visibilidad a la navegación. Se elimina la contaminación y residuos que en la actualidad generan los materiales usados en las bateas tradicionales: protección medioambiental.

MAYOR EFICIENCIA Y RENTABILIDAD Con las plataformas de Extrumar pueden descongestionarse las zonas de producción, llevando el cultivo a zonas más abiertas (off-shore), en áreas costeras actualmente improductivas. La proximidad a los puntos de reparación y la necesidad de realizar pequeñas reparaciones desaparecen, centrándose en generar un producto de mayor calidad y más controlado. Al sumergirse, elimina los desprendimientos y el estrés del cultivo al evitar el impacto del oleaje; consiguiendo más producción y mayor crecimiento: Larga vida del material y bajo mantenimiento.